Por Mariano Serer Mora

Te invitamos a leer el libro de la Biblia que se llama «Cantar de los cantares». Hay algo muy particular de la pareja que aparece allí, es una pareja de novios, cada quien vive con su familia, no están casados, se buscan, se abrazan y besa, hacen el amor y lo describen con poesía y sensualidad. ¡Cuántas veces nos han dicho que el sexo es solo para los que están «debidamente» casados! La falta de lectura (y buena interpretación) de la Palabra de Dios nos hace decir y obrar mal. ¡Cuánta condena en nombre del amor de pareja se ha hecho en tantas comunidades! El amor erótico siempre es bendición de Dios, porque es la búsqueda de amar y satisfacer a otro. Cuando las relaciones son de autosatisfacción, cuando el otro sólo existe en cuanto carne de consumo, cuando el otro no importa o no cuenta; ahí es cuando nos convertimos en bestias y eso sí que va en contra de la vida que sueña Dios. Pero en el encuentro alegre, apasionado y buscador de amor, es donde el Creador también se esconde para ser encontrado.

Elijo como frase favorita de todo el libro del Cantar el capítulo 4,11: «¡Tus labios destilan miel pura, novia mía! Hay miel y leche bajo tu lengua, y la fragancia de tus vestidos es como el aroma del Líbano.»

¿Por qué me gusta tanto? Porque hay algo escondido en esa frase. ¿Sabes qué? En la Biblia, «leche y miel» es un binomio de palabras que cuando aparecen juntas es para hablar de la tierra prometida. Así es, más allá de la sensación física que causa la poesía, más allá de lo apasionante de disfrutar un buen beso que se compara con la dulzura de esos dos alimentos (leche y miel) en la boca de nuestro amado o amada; en el beso apasionado de la pareja está la Tierra de promesa. En el amor de la pareja está el Dios de la alianza que nos aguarda, cobija y nos habita, habitándolo nosotros a Él. Este libro es una bendición y confirmación del primer mandamiento de la Biblia: «no es bueno que el hombre esté solo» (Gn 2,18). En la unión de dos que deciden hacer comunidad de pareja, comunidad en el EROS, estamos habitando y saboreando la mismísima Tierra de Dios. Ojalá que disfruten de esta mini sesión bíblico-fotográfica.


La locación es en Tandil (Argentina), en Enero de 2022; y la fotógrafa que nos hizo las fotos es @valeoterofotografia, a ella la puedes conocer en la entrevista que hemos compartido en nuestro canal de YouTube. Que puedan disfrutar tanto como nosotros y más.


1. El «Cantar de los cantares» es un libro sin igual dentro de la literatura bíblica. Es sobre el amor erótico, único en la Sagrada Escritura. No te lo pierdas, es mentira que a Dios no le gusta el sexo, él lo ha creado.


2. El amor salva al mundo, no tengas duda. El Cantar de los cantares es un libro que debemos leer con atención, no hay tabúes ni límites porque en las expresiones verdaderas del amor, esas donde se busca hacer el bien al otro, Dios está presente.


3. Es muy interesante pensar que Dios está enamorado de la Creación y que también nos dice ese tipo de frases de la foto. El amor de pareja es una buena metáfora para hablar del misterio de Dios. Decirnos palabras bellas al oído nos hace sonreír y experimentar todo tipo de emociones y sensaciones. En todas ellas está presente el Espíritu dador de Vida.


4. El amor de pareja es posesivo, claro que sí, no hay que temer de decirlo, pero no es una posesión de dominio, es una elección para vivir la salvación. Yo soy de mi esposa, la fotógrafa de EzerYah Producciones (@naticortesludovic.ph), y soy solo de ella, no quiero ser de ninguna otra mujer. Ser de ella me hace libre, me lleva a experimentar claridad, seguridad, creatividad, paz y muchos otros dones. Y ella elige ser para mí. Los dos lo elegimos en libertad. No me meto con otras formas de vivir el amor de pareja, simplemente que en este post explico lo bello de la posesión. Tú eres mía y yo soy tuyo, por eso somos espositos, porque unidos uno al otro subimos la montaña de la vida.


5. Que frase más bonita, creo que eso es lo que salva al mundo, el AMOR, esa dimensión tan maravillosa de la humanidad que es capaz de dar la propia vida por los demás. Sin Él no podemos vivir santamente. En el amor de pareja (el EROS), experimentamos la gran pasión de Dios, el desenfreno de la elección mutua.
En esta foto que nos hizo Valeria, queremos mostrar el sendero que transitamos todos los que nos enamoramos de alguien y deseamos emprender viaje juntos. Caminamos siempre hacia Dios, nos equivocamos de camino, nos tropezamos, nos cansamos. Pero también acertamos desvíos, atajos, despedazamos trampas, nos corregimos y comprendemos que la ruta hacia el Espíritu tiene muchas variantes. En todo ello, intentamos reírnos y vivir con alegría.


6. Más allá de la hermosa imagen del beso y la dulzura de la miel en los labios y lenguas fundidas en el amor; la frase esconde algo maravilloso del Dios de la Biblia: leche y miel es un binomio que cada vez que aparece en la Biblia es para hacer referencia a la tierra prometida. Quiere decir que en la fusión del amor de pareja se comprende muy bien la promesa que Dios nos hace de llegar a un lugar sagrado, a un lugar espacioso.
En el amor que nos tenemos con Nati, experimentamos el estar viviendo en una tierra de promesas. El amor de pareja es imagen del paraíso, del Edén junto a Dios. Vale aclarar que cuando hablamos de amor siempre estamos pensando de relaciones sanas porque si no hay sanidad y existe violencia, no hay amor. No existe el amor enfermizo, lo que sí existe es personas enfermas que no saben amar.

¿Qué es para ti el amor de pareja? esperamos tu comentario.

Compartir este contenido

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *