Capítulo 2. El canto revolucionario de María

Capítulo 2. El canto revolucionario de María

Por Mariano Serer Mora

María no es la mujer silenciosa, pasiva y tímida que muchas veces nos han regalado en algún sermón. Solo es cuestión de leer y releer lo que cantó María al encontrarse con Isabel. No cantó “Diosito me ama, el mundo es perfecto”. Muy por el contrario, María compuso un salmo aguerrido, de protesta social, indicando que Dios está del lado de los oprimidos del mundo. Ese canto no es propio del espíritu de una mujer silenciosa, sin educación ni registro de lo que sucedía en su contexto más inmediato. Como mujer hebrea, estaba al tanto de la injusticia que se vivía en Israel; y sabía muy bien que Dios no estaba con los romanos. Escuchemos qué es lo que cantó María:

María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”.

(Lc 1,46-55)

María es una Ezer, una guerrera del Dios Abba.

Los primeros versos del Magníficat, el salmo creado por María, son de acción de gracias por las maravillas recibidas. El Mesías, que era la figura esperada por todo Israel, llegaría por medio de esta mujer de campo, sencilla y servidora; la que sería por siempre recordada como la mujer feliz; por ser madre del salvador. Pero hoy, también la recordamos por ser una ezer, es decir una guerrera. En la segunda parte del Magníficat, María es una profetisa, una maestra, una catequista que enseña acerca de la identidad de Dios. Para la rabina María de Galilea, Dios es santo y misericordioso; fuerte contra los soberbios de corazón y contra los poderosos. Para la maestra María de Nazaret, el trono es para los humildes, los bienes para los hambrientos; y los ricos deben ser despojados de sus bienes mal adquiridos. Cuando lo Biblia habla de “los ricos” hace referencia a aquellos que han adquirido dinero corruptamente y a aquellos que no comparten sus bienes teniendo más de lo que la vida les permite vivir (Is 55,2; Lc 12,20), son llamados ricos, aquellos que hoy tienen una cantidad de bienes que ni en diez generaciones podrían utilizar. Son símbolo del oprobio y escándalo para la mayoría pobre del planeta. Para la catequista María, Dios es el rescatista de Israel, símbolo de todos los pueblos oprimidos de hoy, porque en ellos sigue patente la promesa hecha a Abraham (Gn 12,2; Gn 17,6), la de ser una familia grande elegida por Dios para vivir en una tierra que mana leche y miel.

¿Por qué nos cuesta ver a esta mujer hebrea aguerrida, cantautora, caminante con mangas cortas? ¿Por qué preferimos disfrazarla de reina? Tal vez porque queremos callarla imaginándola como esposa de un Rey, lo cual reflejaría a una mujer silenciosa que solo aparece para la foto, pero es dominada por su esposo. Esa no es la María del evangelio de Lucas y Mateo; la disfrazada y coronada, aunque con amor la queramos reconocer y darle atributos, no es la mamá de Jesús. La verdadera mamá de Jesús, está vestida de sol, como lo dice el apocalipsis, es decir llena del gozo de ser seguidora del Dios misericordioso, revestida de la Gracia de un Dios que elige personas comunes. Vestida de sol porque sale a caminar de un lado para el otro para ayudar a quien la necesita, vestida de sol como la Guadalupe porque exige al mundo mirar a los pobres y hacernos cargo como hermanos en la misma Madre. Vestida de sol porque la luz, que es Cristo, se gesta en su vientre de mujer.

¿Quieres acompañarnos por la ruta de la María caminadora?, te esperamos en el próximo video de EzerYah (en nuestro canal de Youtube).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *